Noticias Green Has

VENTAJAS DEL USO DE M10 AD EN LOS CÍTRICOS

En la fase final del desarrollo del fruto (15 a 20 días antes de la recolección) el fruto ya no crece más en tamaño sino que se dedica a movilizar metabolitos que le proporcionarán al fruto las características organolépticas (azúcares, coloración, aromas, etc.) óptimas para obtener una buena calidad. En esta Fase de Maduración los elementos nutricionales que tienen un papel fundamental son el Fósforo, el Potasio, el Boro, el Molibdeno y el Calcio.

El producto nutricional M10 AD, es un producto único, con una relación entre fósforo y potasio muy especial, a su vez la ausencia de nitrógeno, es capaz de transmitir a las plantas el mensaje de PARADA DE VEGETACIÓN.

Cuando se elimina el crecimiento vegetativo de la actividad diaria de la planta, todos los carbohidratos producidos a través de la fotosíntesis se transportan hacia el fruto, provocando un aumento de los azúcares del zumo y una disminución de su acidez.

Este proceso se ve favorecido gracias a la acción de los siguientes elementos:

  • Fósforo: activa los carbohidratos fosforilados (que llevan grupo fosfato) relacionados con el ATP y también favorece la absorción de Molibdeno.

  • Potasio: participa activamente en la formación de los carbohidratos, activando las enzimas que actúan en la fotosíntesis y permite además, la translocación en el fruto gracias a su alta movilidad.

  • Boro: ayuda al transporte de los carbohidratos desde los órganos de reserva hasta el fruto.

  • Molibdeno: regula la organización del nitrógeno para que esté más disponible para formar las proteínas (a su vez son transportadas a los frutos).

Los tratamientos con M10 AD (vía foliar o radicular) de 20 a 25 días antes de la recolección aumentan el contenido de carbohidratos (azúcares), permiten homogeneizar la maduración, el tamaño de los frutos y favorecen una mejor coloración.

Las variaciones del color de fondo durante el proceso de maduración están determinadas por la capacidad de las células de la piel de los frutos, para degradar la clorofila y desarrollar los pigmentos responsables del color.

La coloración se debe a los Antocianos, que se encuentran disueltos en las células de la piel, y cuya producción está regulada por los carbohidratos disponibles, la luz y la temperatura.

Los antocianos responsables del color naranja y rojo de los frutos son la “Idaenina” (3 galactosa de cianidina), constituida por la galactosa, azúcar que abunda cuando existen buenas condiciones para la fotosíntesis (p.e. buena exposición de las hojas a la luz) y poco consumo de azúcares (reducida velocidad de crecimiento); y la “Cianidina “(deriva del ácido fenilpirúbico) para la formación de la cual, se deben producir algunas de las siguientes condiciones:

  • 1. Temperaturas inferiores a 25ºC, para no inhibir a la “Liasa” (también llamada PAL), la enzima catalizadora de la formación de “Cianidina”. La fenilalanina, un aminoácido esencial parte del metabolismo primario de las plantas y animales, entra en el metabolismo secundario cuando la enzima “Fenilalanina amonio liasa” (PAL) cataliza la eliminación de un amonio convirtiendo a la fenilalanina en “ácido cinámico”.

  • 2. Luz.

  • 3. Nivel bajo de Nitrógeno. Un alto contenido de nitrógeno amoniacal puede hacer que el ácido fenilpirúvico se transforme en aminoácido “Fenilalanina” que desplaza el equilibrio en sentido contrario a la formación de los antocianos. Esta es la razón por la cual se recomienda disminuir los aportes de nitrógeno en los momentos próximos a la maduración. Además, el nitrógeno amoniacal (NH4+) es un antagonista del calcio y del potasio, dos cationes muy importantes para el desarrollo del color.

El potasio es el activador de enzimas más importante, favorece la formación de los antocianos y es fundamental en la vía metabólica, que transforma el almidón en azúcares o la formación de las sustancias aromáticas, factores que aumentan el nivel interno de la maduración.

El fósforo es el elemento que activa todas las sustancias de la célula, permitiendo dichas sustancias entrar a formar parte de las reacciones químicas.

Esta explicación es la que justifica el empleo del M10 AD, con la siguiente composición:



Esta fórmula clásica y mejorada por nuestro equipo de Investigación y Desarrollo nos permite trabajar con la máxima seguridad con M 10 AD conociendo gracias a la experiencia el uso más eficiente del producto, la aplicación más eficaz a cada cultivo y ofreciendo a los agricultores y técnicos un Nutricional especial – denominado PREMIUM- para rentabilizar al máximo las cosechas.

Su alta densidad elevada permite concentrar elementos en menor cantidad de producto, el pH en torno a 7 permite mezclas con los insecticidas comunes, con abonos foliares (no mezclar con calcios ), fungicidas (incluido el cobre) lo que facilita la incorporación del producto en los calendarios de tratamientos.